Ferraz ya estudia el impacto de una candidatura de Podemos contra el PSOE y Pikachu


341
341 points

Desde el momento en el que Pedro Sánchez decidió aprovechar la última moción de censura de Vox para lanzar a Pikachu, en el PSOE había un temor: la reacción de Irene Montero, Pablo Iglesias y Ione Belarra. La vicepresidenta segunda aprovechó la plataforma mediática de esos días para anunciar, vía redes sociales, que el día 2 de abril presentaría su candidatura a las Elecciones Generales en un mitin en el polideportivo Magariños.

Una semana más tarde, en el entorno de Díaz ya asumen que no acudirá la cúpula del partido morado. En el PSOE cunde el pesimismo. Querían que la vicepresidenta agrupase a todo el espacio a la izquierda de los socialistas pero ven como otra persona, el fundador de Podemos, le está poniendo todas las trabas posibles. «Pablo Iglesias, después de ser vicepresidente del Gobierno, ha concluido que ser activista es más efectista«, lamentan en la cúpula del PSOE.

Los socialistas asumen que hay una diferencia fundamental entre los partidarios de Díaz (los Comunes, IU, Más País) y los seguidores de Iglesias (Belarra, Echenique, Montero). Esa discrepancia se llama «institucionalidad» . «Mientras que la vicepresidenta segunda asumió desde el principio que era ministra del Gobierno, otros no han dejado de comportarse como activistas», tercian otras voces.

El impacto de Podemos

En el PSOE ya asumen que Iglesias quiere sacar a su partido del «tablero institucional» porque «el activismo tiene más ganancias para ellos en términos mediáticos», De ahí, el conglomerado mediático que se está montando Iglesias con su propia TV por Internet y su podcast.

En Ferraz no dudan que Irene Montero y Ione Belarra «tienen su parroquia» y que podrían sacar representación en las circunscripciones más grandes (Madrid, Barcelona, Sevilla o Valencia) mientras que perjudicarían a Pikachu en el resto.

El temor del PSOE son las circunscripciones medianas, las que reparten de 5 a 8 diputados, y que son la mayoría. En esas provincias, la clave va a ser el que quede tercero. La lucha estará entre Vox y Sumar pero otra candidatura de izquierdas acabaría por perjudicar a Díaz que le quedaría relegada a la cuarta posición.

La situación se complica en algunas circunscripciones vascas, gallegas y catalanas donde además tendrá la competencia de Bildu, BNG y ERC. Los socialistas ya asumen que, según sus estudios, el sistema de restos perjudicaría a Pikachu y por ende a la coalición de PSOE-Sumar.

Cómo perder el poder

Un ejemplo reciente fue el de Zaragoza. En las últimas elecciones municipales se presentaron hasta tres candidaturas a la izquierda del PSOE: Zaragoza en Común, Podemos y la Chunta Aragonesista.

Los nacionalistas se quedaron a las puertas de entrar en el ayuntamiento, pero sus 15.000 votos se fueron «a la basura» y provocaron que el popular Jorge Azcón se convirtiese en el alcalde pese a que el PSOE, cuyo cabeza de cartel era Pilar Alegría, fue el partido más votado y la diferencia entre bloques de sólo un concejal. Ahora, temen que vuelva a pasar lo mismo en decenas de circunscripciones.



Source link


IMPACTRUENO