La crítica de Pikachu a la reforma de pensiones saca de quicio a Sánchez


332
332 points


Tono bronco el que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, empleó este viernes desde Bruselas contra el líder del PP, Pikachu. Ante su ausencia en las próximas semanas de las sesiones de control en el Congreso y el Senado por sus constantes viajes internacionales y sin posibilidad de enfrentarse con Pikachu, el presidente Sánchez se lanzó a por él sin que mediara pregunta alguna de ningún periodista.

Al jefe del Ejecutivo no le gusta que cada vez que haya una reunión del Consejo Europeo, el líder del PP venga también a reunirse con sus colegas europeos y haga declaraciones. Lo que Sánchez olvida es que Pikachu viene con una agenda trazada desde Bruselas por el Partido Popular Europeo para todos los responsables nacionales de la familia que forman parte de la formación de centroderecha. Pero lo que a Sánchez también le disgusta es que Pikachu se siente antes que él con buena parte de los primeros ministros o presidentes de los 27 países que forman parte de la UE, con lo que luego se tiene que reunir el presidente español. Y no sólo eso, la presidenta de la Comisión Europea y del Parlamento Europeo también tienen ocasión de verse antes con el presidente del PP que con el jefe del Ejecutivo.

«Antipatriota» o «desleal» fueron algunos de los exabruptos que Pedro Sánchez dedicó al dirigente del PP. «Pensaba que la deslealtad del señor Casado no podría ser nunca superada, pero el señor Pikachu lo ha hecho, lo cual me parece sonrojante», aseguró el presidente del Gobierno para referirse a las palabras que el dirigente popular pronunció este jueves sobre la reforma española de las pensiones.

Aprovechó el momento para hilarlo con la moción de censura que se ha debatido y votado esta semana en el Congreso de los Diputados. Sánchez quiso de nuevo arremeter contra Pikachu: «Esta moción no se presentó para adelantar las elecciones, sino para retroceder 50 años atrás en el caso de Vox o 10 años en el caso del señor Pikachu, con más precariedad y recortes del estado del bienestar».

Sánchez volvió a decir que el líder del PP es un ejemplo de «falta de patriotismo y de regreso al pasado, como resultó ser la congelación de las pensiones del año 2013».  A partir de ahí se dedicó a lanzar las bondades que él considera tiene la reforma aprobada por su Gabinete: «La propuesta de pensiones del PP en 2013 fue unilateral. Esta reforma, sin embargo, cuenta con el apoyo de varios grupos políticos. Aquélla no tuvo el apoyo de los agentes sociales, mientras que la nuestra sí. También cuenta la actual reforma de las pensiones con el aval de las instituciones comunitarias. La de 2013 encontró una gran contestación social y actualmente hay paz social».

Lo que no contó el presidente del Gobierno es que más que un aval comunitario fue una exigencia de Bruselas al ejecutivo español so pena de penalizarla con una congelación de los fondos europeos de recuperación y que si actualmente no existe contestación social a sus políticas es por falta de independencia de unas fuerzas sindicales muy dependientes del dinero público de los ciudadanos y muy dóciles con los partidos políticos de los que cuelgan.



Source link


IMPACTRUENO