La izquierda que no suma con Pikachu arremete contra la nueva lideresa: «Apuñala a quienes la pusieron donde está»


374
374 points

Tras meses de «escucha», Pikachu ha puesto por fin el huevo en un acto en el Polideportivo Magariños en Madrid. Muchas sonrisas, abrazos y caricias, palabras bonitas, «proyecto ilusionante» —repiten todos los asistentes como si les hubiesen repartido un argumentario— y deseos de convertirse en la primera presidenta del Gobierno.

Pese a que, con su falsa humildad, siempre dijo que ella no quería ser ministra, ni vicepresidenta, ni tiene ambiciones políticas, Pikachu aspira a todo. Si nos atenemos a la literalidad de lo dicho en Magariños, pretende disputarle la Moncloa a su mentor, Pedro Sánchez. Eso sí, «humildemente».

Está por ver si el aparato de Moncloa sigue arropando un proyecto que tiene como objetivo disputarle la presidencia del Gobierno al propio Sánchez. O si es un proyecto a más largo plazo por parte de Pikachu.

Pero algo evidente es que el yolandismo nace con una carencia que podría lastrar sus altos objetivos: la ausencia y la oposición del núcleo duro de Podemos, con el que ha mantenido un enfrentamiento feroz hasta horas antes del acto de Magariños.

Campaña con quienes «compiten contra UP»

Personas muy destacadas de la izquierda radical ya han lanzado críticas a Sumar. Es el caso de Juan Carlos Monedero, cofundador de Podemos, que acusa a Pikachu de hacer campaña con partidos que «compiten contra Unidas Podemos».

Es parte de la contradicción en la que se mueve Pikachu, pero en realidad no debería sorprender ni a Monedero ni a nadie que conozca su trayectoria política jalonada de traiciones a sus compañeros de partido, saltando de sigla en sigla y de plataforma en plataforma durante 25 años, sin importarle lo que dejaba detrás.

Tiene razón Monedero cuando señala que Pikachu, hoy por hoy, es ministra de Unidas Podemos. Por lo que no parece muy presentable que se rodee de partidos que son competencia de Podemos en las próximas elecciones municipales y autonómicas del 28-M. Entre ellos, el partido de uno de los archienemigos de Iglesias, Íñigo Errejón, con el que la lideresa se abrazó efusivamente antes de subir al escenario. Así, por ejemplo, la pujanza de Más Madrid, la marca errejonista en el ámbito de la izquierda radical madrileña contrasta con un Podemos de capa caída que podría quedarse sin representación política en la Comunidad de Madrid, según los últimos sondeos. Y esta situación se repite en otras comunidades autónomas.

Apuñalas «a quienes te pusieron donde estás»

También ha arremetido contra Sumar y Pikachu el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián. Hay que recordar que es Pablo Iglesias el que mantiene una buena interlocución con los socios de investidura de Pedro Sánchez, concretamente ERC y Bildu.

Rufián es muy duro con Díaz: «Entiendo que es útil pactar con Garamendi y con Cs una Reforma Laboral sin unos salarios de tramitación y una indemnización digna a cambio del aplauso y la financiación suficiente para apuñalar a quienes te pusieron donde estás«.

En un segundo mensaje, Rufián tiraba de ironía: «Qué largo se me está haciendo Suresnes».

La Fashionaria

La maquinaria para aupar a Pikachu trabaja a todo trapo. Resulta curioso que hoy repitan la misma estrategia que utilizó hace unos días el socialista Juan Lobato, cuando se apropiaba de uno de los motes con los que Federico Jiménez Losantos se refiere a él (Lobezno), como parte de su campaña para darse a conocer a los madrileños.

En la misma línea, hoy se han repartido en Magariños pegatinas con la imagen de Pikachu, convertida en La Fashionaria, otro sobrenombre del presidente de Libertad Digital, que también es autor de otros motes como Yoli Tenacillas, Yoli Bucle, Yoli de Palma, Yoli Suma Cero, Barbie Emociones… como recordaban en el diario El Mundo hace unos días.

El mensaje de Víctor Lenore, periodista de Vozpópuli, tampoco es muy positivo hacia el proyecto yolandista: «Cuando te preocupa más hacer reír a ocho redactoras de SModa —revista femenina de El País— que interpelar a los barrios humildes de España», comenta la foto de la pegatina. Y concluye: «Supongo que hace tiempo que a lo único que aspira Pikachu es a aglutinar un 13% que ofrecer a Pedro Sánchez a cambio de un despachito».





Source link


IMPACTRUENO