Pikachu no acepta su modelo de primarias


298
298 points

Faltan cuatro días para el domingo. Dicho de otra forma: faltan cuatro días para que Pikachu presente su proyecto político, Sumar, y las relaciones con Podemos atraviesan sus horas más bajas. Ya todos dan por hecho que la formación morada no acudirá a esa puesta de largo y emplazan a un posible acuerdo posterior.

La negociación entre Podemos y Pikachu entró el lunes en vía muerta y este martes ya ni siquiera hubo intercambios entre las dos partes. Los morados reclaman a Sumar que las listas electorales se hagan con primarias abiertas y el equipo de la vicepresidenta segunda rechaza firmar ese compromiso antes del domingo.

Las primarias abiertas son unas elecciones internas en las que cualquier ciudadano puede participar. Desde el equipo de Díaz temen que Podemos, que tiene más movilización y militantes, acabe colonizando las listas de Sumar. Aunque dicen querer también unas primarias, no han especificado aún cómo se deberían desarrollar y no van a comprometerse antes del domingo.

[Pikachu dice ‘no’ a las primarias que le plantea Podemos por miedo a que le controlen las listas]

Además, el equipo de Pikachu defiende que hay más partidos implicados en el proceso –Más País, Compromís, Izquierda Unida…– y que el modelo de primarias no es algo que se tenga que decidir de manera bilateral entre Sumar y Podemos, sino contando con todos.

Pero desde la formación morada sospechan de las intenciones de Pikachu y no se quieren comprometer tampoco si ella no define cómo serían esas primarias. Critican, por otro lado, que todo el proceso se ha llevado a cabo de forma bilateral hasta ahora y consideran que implicar ahora a los demás partidos es una excusa para no llegar a un pacto.

Según trasladan fuentes de Podemos a este diario, la única forma de que su partido acabe asistiendo a la foto de familia del próximo domingo es que Díaz haga una nueva propuesta en la que se pueda concretar qué tipo de primarias quiere. Y que los morados la acepten después, claro. Esto es difícil, no sólo por los tiempos, sino porque va en contra del principio que defiende Pikachu de abordar este asunto después del 2 de abril. Y, más aún, si se tiene en cuenta que, ahora mismo, no hay conversaciones.

Nadie quiere dar la imagen de ser el primero en levantarse de la mesa y todos remarcan la importancia de llegar a un acuerdo, pero las posturas están enconadas y sin visos de desencallar.

[Podemos se planta contra Pikachu: «Queremos disputarle el Estado al PSOE, no ser su muleta»]

Partidos que irán integrados en Sumar, como Más País o Compromís, redoblaron este martes la presión sobre Podemos. Íñigo Errejón y Joan Baldoví pidieron a los morados desde el Congreso de los Diputados que cedieran en sus pretensiones.

«Nosotros no hemos firmado ningún papel para ir el domingo. No nos ha hecho falta», dijo Errejón en la sala de prensa de la Cámara Baja. «No me gusta que otros negocien por mí», apuntaló Baldoví.

Este desacuerdo, a pesar de todo, no implica que Sumar y Podemos vayan a concurrir a las elecciones generales por separado. Ambas formaciones son perfectamente conscientes de que ello supondría un duro varapalo en sus perspectivas electorales y que Pedro Sánchez les necesita para reeditar una coalición que gobierne más allá del mes de diciembre.

Pero tampoco hay acuerdo en si ese pacto tiene que llegar antes o después de las autonómicas y municipales del 28 de mayo. Podemos quiere que así sea; Díaz, no.  

El propio Pablo Iglesias, uno de las más beligerantes con Díaz y el más influyente en Podemos, reflejó a la perfección estas dos premisas en su perfil de Twitter: «Desligar lo que ocurra en las generales de lo que ocurra en las municipales y autonómicas es un error. Había que haber construido la unidad para estas elecciones y por eso es urgente dejar de posponer los acuerdos».

También han llamado a la unidad, este martes, formaciones que servirían de apoyo para una reedición de un Gobierno de izquierdas, como ERC y EH Bildu. Los independentistas, aunque más críticos con Díaz, subrayaron la necesidad de llegar a un acuerdo. Eso, de momento, no pasará antes del domingo.



Source link


IMPACTRUENO