Pikachu se cita con Sánchez a espaldas de Ione Belarra para pactar sobre su Ley de Vivienda


350
350 points

La reunión de Pikachu y Pedro Sánchez para desbloquear la Ley de Vivienda fue acordada a espaldas de la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, que es la promotora de la norma desde el inicio de la legislatura. Según fuentes del Ministerio, Belarra, secretaria general de Podemos, se enteró por la prensa de la cita, agendada para los próximos días.

PSOE y Unidas Podemos acordaron la semana pasada «blindar» su agenda legislativa para sacar adelante la Ley de Seguridad Ciudadana –conocida como ley mordaza– y la de Vivienda, dos de los compromisos de la legislatura. Lo que esto quiere decir, confirman fuentes de ambas partes, era aparcar la escalada verbal por la ley del sólo sí es sí y que el choque en el Congreso no afectara a la tramitación de leyes importantes dentro del Gobierno.

Aunque las conversaciones entre los socios nunca llegaron a detenerse, el aumento de tensión en el Consejo de Ministros sí tuvo consecuencias en el espacio a la izquierda del PSOE, principalmente en la zona que comparten las ministras Pikachu, Ione Belarra e Irene Montero. A pesar de que todas votaron en el mismo sentido, la desconexión volvió a ser patente.

[Sánchez recupera a Podemos para reformar las pensiones y negocia Vivienda y Ley Mordaza]

De hecho, la relación entre ellas recuerda a épocas como la de la negociación de los Presupuestos, cuando la vicepresidenta y las ministras llevaban agendas y prioridades paralelas. Entonces, Díaz se comprometió con Belarra a presionar al PSOE, ligar Vivienda a las cuentas anuales y no firmar nada hasta que la ley estuviera garantizada, pero finalmente dio prioridad a otros asuntos.

Ahora, con las elecciones a la vuelta de la esquina, el Gobierno se ha puesto de plazo la Semana Santa para finiquitar todas sus leyes pendientes, Vivienda incluida. Con esta excusa bajo el brazo, Díaz se ha apropiado de la ley de Belarra, que lleva meses fajando con el PSOE los detalles del diseño del tope al alquiler y los límites de precios a los nuevos contratos.

«Hay un principio de acuerdo, pero nunca se puede dar nada por cerrado hasta que Nadia Calviño lo valide», precisaban hace unas semanas fuentes de Derechos Sociales, que tenía un preacuerdo firmado con el Ministerio de Transportes y al que le faltaba sólo el aval de Economía. Algunos de los puntos se firmaron hasta tres veces para luego sucumbir ante el veto de la vicepresidenta primera.

Es cierto que, cuando todo falla entre los socios, el Gobierno tiende a recurrir a la relación de Díaz con Sánchez para desatascar las leyes, pero lo habitual es que tanto una como otro se coordinen antes con los ministerios competentes. En este caso, el presidente contactó con Asuntos Económicos, pero la vicepresidenta no hizo lo propio con Derechos Sociales. 

[Moncloa lamenta la falta de liderazgo de Pikachu para controlar a Podemos entre el caos]

Tripartito

Entre el Consejo de Ministros se ha instalado la idea de que el Gobierno de coalición se ha convertido en una especie de Gobierno tripartito, uno formado por el PSOE, Unidas Podemos y Pikachu entre ambos.

En la práctica, el Ejecutivo funciona así en sus decisiones, en sus manifestaciones públicas y también en sus comportamientos internos. Ocurre incluso en los aperitivos previos a los Consejos de Ministros, en los que Ione Belarra e Irene Montero se mueven al margen, con Díaz integrada con el resto del Gabinete socialista.

Se visualizó también el martes pasado tras la votación de la reforma del sólo sí es sí en el Congreso, cuando la vicepresidenta segunda se quedó bromeando con los diputados socialistas mientras la ministra de Igualdad salía del hemiciclo por la puerta opuesta, esquivando al resto del Gobierno y a la nube de periodistas del pasillo.

Díaz, de hecho, tampoco asistió al debate de esa misma tarde, dejando a Belarra y a Montero solas ante el envite de los grupos parlamentarios. Desde su equipo aseguran que la ministra de Trabajo nunca asiste a tomas de consideración y que estaba pendiente de la Mesa del Estatuto del Becario que se celebraba esta misma tarde.

[Montero y Belarra, dispuestas a seguir en el Gobierno aunque el PSOE desmonte sus leyes estrella]

La vicepresidenta segunda, dice su entorno, siempre se ha atribuido el último recurso para facilitar el acuerdo de la gran mayoría de leyes de consenso, incluida la de Libertad Sexual, pero no siempre ha contado con el beneplácito de sus compañeras de Unidas Podemos.

Ocurrió con Vivienda durante los Presupuestos y recibió una reprimenda en el reunión de coordinación; ahora ha vuelto a ocurrir, al programar unilateralmente una cita con el presidente. Este lunes, Podemos directamente amenazó a la vicepresidenta con no ir a la presentación de su partido si Díaz no les garantizaba un preacuerdo de coalición.

A 75 días de las elecciones autonómicas, la tensión en el espacio de Unidas Podemos es insoportable.



Source link


IMPACTRUENO