Podemos se revuelve contra el PSOE por su intromisión en defensa de Pikachu


334
334 points

Publicado

Actualizado

Podemos está dispuesto a morder al PSOE donde más le duele como represalia tras su intromisión en defensa de Pikachu. Por eso, este sábado, la secretaria genera morada, Ione Belarra, atacó con fuerza a sus socios de Gobierno, a los que recordó algunos de sus líos más recientes: la «manipulación» del CIS; el escándalo del ‘Tito Berni’ o la no derogación de mordaza. «Entendemos que quieran marcar perfil, pero no a costa de los derechos de la gente», ha recalcado Belarra.

Los morados salieron este sábado tras el Consejo Ciudadano Estatal, su máximo órgano de decisión entre congresos, con la perorata de siempre: que el PSOE solo se comporta como un partido de izquierdas cuando hace lo que Podemos quiere. No por casualidad se han alegrado de la reforma de las pensiones aprobada por el Ejecutivo y han agradecido directamente al ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, su talante negociador. Pero el resto ha sido un mar de reproches: el ‘sí es sí’; la exclusión de los perros de caza de la Ley de bienestar animal; la no petición de comparecencia de Mariano Rajoy y Antonio García Ferreras por la trama ‘Kitchen’… Y todo para dinamitar el prestigio de Ferraz ante los votantes de izquierdas.

En Podemos viven preocupados por la presión que hacen algunos barones del PSOE y algunos ministros y hombres fuertes del núcleo duro de Sánchez para darles la patada y echarles de Moncloa. Y, por eso, Belarra ha pedido a los socialistas que no vuelvan a intentar una geometría variable «que no funciona». «Para revalidar la confianza de la gente tenemos que aprovechar hasta el último minuto para gobernar, gobernar y transformar en profundidad nuestro país», ha zanjado la secretaria general de Podemos.

El hartazgo del PSOE

El problema es que hace tiempo que el PSOE se hartó de Podemos y de Pablo Iglesias. El historial de agravios entre el exvicepresidente del Gobierno, su partido y los socialistas es largo, aunque si hay uno que soliviantó especialmente a Ferraz fue la referencia a la «cal viva», cuando interpeló en el Congreso al expresidente Felipe González; una referencia a los GAL que se clavó como un puñal en el orgullo de los diputados socialistas.

Ahora, con el exjefe morado fuera de la primera línea, lo que cansa en Ferraz es la guerra abierta que Podemos mantiene con Pikachu por orden de Iglesias. Pero no solo, también las críticas que vierte desde los medios que le sirven de altavoz (muchas contra el PSOE). Por eso, el convencimiento de destacados dirigentes socialistas preguntados por este diario es que Iglesias «vive mejor de activista que en las instituciones».

En el PSOE creen que el exlíder morado puede arrepentirse de haber entrado en el Gobierno. Pese a que él mismo olió las contradicciones a las que se enfrentaría su espacio político si llegaba a Moncloa, el análisis que hacen destacados miembros de la cúpula de Ferraz es que Iglesias se siente más cómodo como agitador que sentado en un despacho intentando cambiar las cosas desde la política institucional. En plata: que a Podemos no le ha compensado su estancia en el Ejecutivo, porque ahora tiene difícil rentabilizar el clima de descontento.

El jaque a Podemos

No obstante, por mucho que intenten negarlo, Podemos está en jaque y muy cabreado con la ayuda que Moncloa presta a la vicepresidenta segunda. Pedro Sánchez y Pikachu orquestaron la semana pasada, durante la moción de censura impulsada por Vox, la ‘investidura’ de la líder de Sumar como presidenciable. Y quedan 24 horas para que anuncie en Madrid su intención de concurrir como cabeza de lista.

Lo cierto es que la incomodidad de Podemos no existe porque no quieran que Pikachu adquiera ese perfil, sino porque destroza la negociación interna y los equilibrios que intentan fijar con ella para encajar sus rostros en el proyecto y en la lista de la ministra de Trabajo. Podemos reitera que no hay novedades desde hace semanas, mientras que el entorno de Díaz asegura que las conversaciones son constantes. Eso sí, nadie en el espacio de Unidas Podemos salvo los morados tolera que haya reuniones bilaterales entre Díaz y los partidos. Ni las habrá. La jugada de Moncloa en la moción buscaba descolocar las piezas de Podemos. El presidente ayudó a Pikachu a impulsar su poder. Y lo volvió a hacer este martes, cuando vetó a Ione Belarra de la sala de prensa tras el Consejo de Ministros para que no presentara la ley de Familias, impulsada por su departamento.

En Ferraz llevan semanas lamentando el «problema de liderazgo» de la vicepresidenta segunda dentro de su espacio político por ser incapaz de imponerse al núcleo duro que conforman Ione Belarra e Irene Montero. El lío del ‘sí es si’ ha sido un frío baño de realismo. De hecho Podemos lo usó para catapultar la figura de la ministra de Igualdad como candidatable. Por eso, Sánchez ungió a Diaz en público para formar un tándem electoral visible y reconocible.





Source link


IMPACTRUENO