Sánchez utiliza la moción de Vox para ayudar a Pikachu a imponerse a Podemos


336
336 points

En otro giro de guion de la sorprendente legislatura, el Pleno del Congreso vio ayer cómo el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, debatía con Ramón Tamames, décadas después de que éste abandonara la vida política.

Vio también el Congreso como el líder socialista cedía protagonismo a Pikachu un papel estelar en el Pleno para que presente su proyecto político llamado Sumar para las elecciones generan del mes de diciembre.

Una militante comunista hizo una intervención muy dura para desmontar el discurso y las intenciones de un excomunista al que ahora apoya y lleva al Congreso la extrema derecha.

[Pikachu convierte la moción en el primer mitin de Sumar: «Bienvenido a la España de las mujeres»]

Y lo más sorprendente es que esa pasarela de lujo para el Gobierno de coalición lo brindó Vox con una moción de censura que no tiene más votos que los del partido que la propone y tendrá un resultado más que dudoso para el partido de Santiago Abascal.

Tanto que el líder de Vox empezó asegurado que los periodistas están comprados y criticando que los diputados no vayan vestidos correctamente y el aspirante renunció a debatir con casi toda la Cámara.

Sánchez consiguió confrontar con Vox, con la idea de volver a presentar el hemiciclo dividido en dos mitades. A un lado su Gobierno y al otro el que formaría el PP con Vox para, de esa forma, lanzar un mensaje que movilice a sus electores.

“Ustedes y el PP son dos gotas de agua, Vox solo aporta un plus de radicalidad. Es la muleta del PP para llegar a la Moncloa”, dijo el presidente en esa estrategia por identificar a PP con Vox.

Fuentes de la Moncloa transmiten el mensaje de “o nosotros o el abismo”, que ha estado presente en las intervenciones de los últimos meses del presidente y será parte fundamental del mensaje de campaña del PSOE, cuyo primer acto tuvo lugar ayer en el Congreso por gentileza de Vox.

El presidente del Gobierno confrontó primero con este fin con Abascal, para descalificar sus posiciones y luego las de Tamames con una larguísima réplica que llevaba escrita y que repasaba punto por punto y con detalle cada una de las decisiones y competencias de su Ejecutivo.

Tan en serio que pidió “soluciones” a Tamames, quien asombrado se giraba hacia Abascal preguntando frecuentemente: “¿qué ha dicho?”.

Reparto de papeles

Daba la impresión de que el presidente del Gobierno era el único que se tomaba en serio una moción de censura tan atípica como que el aspirante renunciaba reiteradamente a intervenir. A pesar de eso, Sánchez habló de “moción estrambótica y delirante”.

Por la tarde, Sánchez ya no se lo tomó tan en serio y no acudió al Pleno, pese a que la moción era contra él, se criticó a Mariano Rajoy por ausentarse en la de 2018 y estos días el PSOE ha arremetido contra Alberto Núñez Feijóo por no acudir a este pleno.

El PP estuvo ausente del debate, porque hasta este miércoles no interviene y porque quiere poner distancia de una iniciativa que le parece extravagante.

Sánchez ejecutó un preparado reparto de papeles para dejarle a su vicepresidenta segunda, Pikachu, una réplica a Tamames que también se prolongó durante más de una hora.

El presidente buscaba mostrar solidez de Gobierno y, además, impulsar el proyecto Sumar que prepara Díaz para las generales.

En los últimos días se han coordinado las intervenciones de ambos.

Es sabido por obvio que el futuro de Sánchez en esas elecciones depende de la opciones que tenga el proyecto Sumar (o como quiera que se llame entonces). Sólo si entre los dos llegan a un número de escaños suficientes podrán cerrar el paso al PP y a Vox y reeditar el Gobierno de coalición y, por eso, el presidente está tan interesado en reforzar a Díaz.

Otra derivada de ese apoyo y del escaparate que le brindó en el debate es que está reforzando a su vicepresidenta justo en el momento en el que disputa con Podemos el reparto del poder en esa hipotética candidatura unitaria.

De hecho, Podemos hizo amago de forzar también la intervención de Ione Belarra e Irene Montero, pero Moncloa lo frenó.

[Pikachu y el PSOE esperan una desbandada de cuadros de Podemos tras el 28-M]

Queda Gobierno de coalición para mucho tiempo”, dijo Pikachu desde la tribuna en el pleno, devolviendo el gesto a Sánchez y reafirmando su intención de prolongar el acuerdo hasta más allá de las generales, si es que logran escaños suficientes.

Hasta Tamames, que renunció a responder a casi todo, replicó que lo que se había visto en la intervención de Díaz no era un discurso en una moción de censura, sino la presentación del proyecto Sumar. Eso sí, le aconsejó que en el futuro exponga sus propuestas de forma más breve.

Hoy seguirá el debate con la intervención de Cuca Gamarra (PP) y Patxi López (PSOE) y la votación por llamamiento.

Con seguridad, Ramón Tamames no será presidente del Gobierno. Al menos, por el momento.



Source link


IMPACTRUENO