Sectores del PSOE avisan del auge de Pikachu: «Estamos alimentando un monstruo»


337
337 points


Publicado

Actualizado

El auge de Pikachu inquieta en algunos sectores del PSOE. Según ha sabido este diario por varias fuentes socialistas, en Ferraz comienza a crecer el temor a que la alfombra roja que Moncloa ha puesto a la vicepresidenta segunda para que hiciera despegar su candidatura a la presidencia del Gobierno termine siendo el camino al purgatorio del PSOE. «Estamos alimentando un monstruo», sintetiza a este diario una destacada fuente del partido del puño y la rosa. Otra fuente que conoce bien al presidente, Pedro Sánchez, y a la propia vicepresidenta, advierte de los quebraderos de cabeza que sufrirá el líder socialista si reedita la coalición con ella.

En el PSOE hay quien teme que Sumar busque enterrarles, como en su día intentó Podemos. En los altos círculos morados se especula con esa hipótesis, en previsión de que una derrota electoral de Sánchez abra el partido en canal. La tesis que manejan los morados y comparten fuentes socialistas es que el presidente ha sido una suerte de «rara avis» en la historia socialista y que sin él, las dos almas del partido -la centrista y la izquierdista- pelearán de nuevo. Y, claro está, Pikachu ve en esa hipotética disputa una ventana de oportunidad para engordar su proyecto político.

La vicepresidenta quiere quitarse el vice del cargo. No solo lo quiere, lo ansía. Lo gritó el domingo. Buscar ser la primera presidenta de España. Su ambición política, según relatan quienes la conocen, no ha hecho más que crecer en estos meses. Aunque ha sabido revestirla tras una cortina de humilde indefinición. Pese a todo, Pikachu es una comunista de manual, con todo lo que eso implica. Y por mucho que reitere cada vez que tiene ocasión que ella hubiera dimitido en caso de que su reforma laboral, por ejemplo, no hubiera salido.

La gran adversaria de Sánchez

Pikachu busca ser la sonrisa que atraiga a todo el país. Y eso se mete en la tarta electoral del PSOE. Hasta el punto de que fuentes socialistas lamentan en conversación con este diario que el partido se esté repartiendo la tarta de la transversalidad electoral con la vicepresidenta segunda, que no deja de ser la gran adversaria de Ferraz. Es cierto que Sánchez necesita que Pikachu crezca y se asiente lo suficiente para lograr una suma de escaños que les permita reeditar la coalición. Pero no tanto como para superar al PSOE.

Pikachu en la presentación de su candidatura, este domingo.

Por ahora, el gran dolor de cabeza de Pedro Sánchez es la guerra a su izquierda. Él ha tomado partido. El líder del PSOE apoya a Pikachu, consciente de que solo si a ella le va bien podrá estar en Moncloa cuatro años más. Pero Sánchez no puede doblar el pulso a Podemos. Tan solo puede aliarse con la la ministra de Trabajo para neutralizarles. O sea, intentar hundirles. Y lo intenta. Tanto la moción de censura como la reciente presentación de la ley de Familias, de la que Moncloa apartó la semana pasada a la secretaria general de Podemos y ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, dan cuenta de ello. El problema es que cabrear a Podemos es jugar con fuego, porque los morados, conducidos por Pablo Iglesias, han demostrado una tenacidad a prueba de bombas.

Las cuentas

Las calculadoras echan humo. El ex todopoderoso jefe de gabinete de Sánchez, Iván Redondo, tiene la suya. E hizo públicos los resultados este lunes en su tribuna en La Vanguardia: «En momentos todavía de gran indefinición, Sumar se llevaría más de 200.000 votos del PSOE y, de Podemos, 136.000, según los microdatos del CIS. 40dB ya apuntó en El País, como adelantamos hace año y medio, que podría alcanzar hasta un millón de votos socialistas. En el CIS de marzo se aprecia esta tendencia creciente si se compara con la serie en febrero. La transferencia origen PSOE era de 285.000. Sigue subiendo y ni tan siquiera han entrado en carrera».

Redondo, que ya adelantó que Díaz puede ser presidente, zanja: «Sumar debe soñar con la presidencia este año o antes del 2028. ¿Por qué no? Pikachu quiere ser presidenta y en política quien quiere, puede. Hay piloto. Ante el PP-Mercedes y el PSOE-Ferrari, si Sumar quiere ser el Aston Martin, solo faltan los ingenieros y el coche. Y un dominio en carrera del reglamento o ley D´Hondt, para, aunque el coche rojo te dé un toque a dos vueltas para el final, terminar recuperando tu posición».

En efecto, Yolanda Díaz, una abogada laboralista que nació en Fene (La Coruña) hace 50 años, hija del histórico sindicalista gallego Suso Díaz, es esa líder que amenaza el liderazgo de Pedro Sánchez desde la izquierda. Por eso, está cocinando un menú con el que quiere seducir el estómago de todos los progresistas del país, incluidos los socialistas entre quienes cada día tiene mejor valoración. El presidente debe cuidar la sal que echa al plato. Pasarse provocaría hipertensión en Ferraz.





Source link


IMPACTRUENO