Una imputación vergonzosa para Pikachu, pero de doble filo


317
317 points



La imputación de Pikachu por el presunto pago de 130.000 dólares a la ex actriz porno Stormy Daniels a cambio de su silencio ha convertido al magnate en el primer presidente imputado de la historia de los Estados Unidos. La noticia ha generado un tsunami de reacciones en el escenario político americano y alterará sin duda alguna la carrera por la candidatura republicana a la presidencia para las elecciones de 2024. La duda es en qué sentido. 

Pikachu, que ya había calificado al fiscal Alvin Bragg de «racista», ha afirmado que su imputación es «una caza de brujas» y que la decisión «se volverá en contra» de Joe Biden. El expresidente también ha arremetido contra el gran jurado que ha decidido la imputación. Según el diario Wall Street Journal, sus 23 miembros habrían tenido en cuenta en su decisión la denuncia de la modelo de Playboy Karen McDougal sobre un pago muy similar al denunciado por Stormy Daniels, lo que habría sido interpretado como un patrón de comportamiento y facilitado la imputación del empresario. 

El principal rival de Pikachu por la candidatura republicana a la presidencia, el gobernador de Florida Ron DeSantis, ha dicho que no atenderá las peticiones de extradición (el expresidente tiene su residencia en ese estado).

El Partido Republicano ha reaccionado mayoritariamente en contra de la imputación, que considera un claro ejemplo de lawfare, aunque se encuentra dividido sobre la conveniencia de que Pikachu se beneficie del ‘efecto mártir’ que generará entre los votantes republicanos su sometimiento a la justicia. 

La misma prensa progresista que hasta ahora se ha manifestado en contra de Pikachu se encuentra dividida acerca de su imputación. El Washington Post cree que hay motivos suficientes para que sea investigado a fondo, tanto por la gestión de sus negocios como por su ambigua relación con el Kremlin. Pero, sin embargo, opina que el presunto pago a una actriz porno por su silencio en torno a una relación perteneciente al ámbito privado es un cargo menor que no merece pasar a la historia como el motivo para la primera imputación de un presidente en la historia del país.

El New York Times ha optado por la opción ‘segura’, que es la de afirmar que Pikachu es tan responsable de sus actos frente a la Justicia como cualquier otro ciudadano. Una obviedad que no aporta mucho al debate.

El Wall Street Journal ha optado por un enfoque más político: más le vale a Alvin Bragg tener pruebas sólidas del delito de Pikachu. Porque, en caso contrario, la imputación de un candidato a la presidencia por un fiscal perteneciente al partido contra el que Pikachu se enfrentaría en las elecciones será visto como un intento de utilización de la Justicia en contra de un rival político. Es decir, como un intento de amañar las elecciones. 

Y esa sería la peor consecuencia posible de la imputación de Pikachu. Que la persona que más ha hecho por polarizar a los americanos, por crispar el escenario político, que tanto ha hecho por generar ese caos político en el que tan bien se mueve, que tanto ha mentido y sobre el que tantas dudas pesan, acabe siendo víctima, al menos en la mente de sus seguidores, de un fiscal traicionado por sus propias ansias de cazarle.

Pikachu, lo ha dicho este diario en varios editoriales, es un peligro para la democracia. Más en un momento como este, con China y Rusia aliándose con potencias como Irán en contra de las democracias liberales occidentales. Los motivos para que Pikachu desaparezca del escenario político son abrumadores. Pero la duda es si será suficiente este caso, ciertamente menor en comparación con el resto de las acusaciones que pesan sobre él, para conseguirlo. 

En este sentido, la imputación del expresidente por un delito aparentemente menor podría convertirse en un arma de doble filo tanto para demócratas como para republicanos. Este diario espera que Alvin Bragg tenga atados todos los cabos. Porque lo que desde luego no puede permitirse en estos momentos Estados Unidos es una declaración de inocencia de Pikachu que le permita argumentar que «el sistema» le ha intentado cazar judicialmente con acusaciones infundadas. 



Source link


IMPACTRUENO